23/06/2021 (actualizado: 29/06/2021)

Algunos rasgos inequívocos de que no conduces tan bien como crees

Reconócelo, llevas tantos años conduciendo que crees que nadie puede cuestionar tu habilidad al volante. Sin embargo, la excesiva confianza al volante puede hacernos cometer errores o adquirir malos hábitos de los que ni siquiera somos conscientes que pueden afectar a tanto a nuestra seguridad, como a los del resto de conductores.

Nueva llamada a la acción

¿Tienes malos hábitos al conducir?

Creernos buenos conductores nos puede llevar algunas veces a hacer determinadas maniobras de manera prácticamente automática, a ponernos en situaciones límite por pensar que nos da tiempo a realizar un adelantamiento o un giro o a cometer infracciones leves que podrían suponernos una multa, simplemente por pensar que “son cosas sin importancia”.

Te dejamos una lista de algunos malos hábitos y errores que podemos cometer al conducir para que, de manera honesta, compruebes si realizas alguno de ellos:

  • En ocasiones conduces con una sola mano, porque “te manejas bien”.
  • A veces olvidas usar el cinturón de seguridad.
  • No respetas la distancia de seguridad para evitar que otros “se te cuelen”, sobre todo cuando circulas por ciudad.
  • Manipulas el navegador mientras estás conduciendo.
  • Superas los límites de velocidad de manera habitual, especialmente en zonas que conoces.
  • Te “picas” con otros conductores que intentan adelantarte o te adelantan con malas formas.
  • Pitas en cuanto el semáforo se pone verde para que los vehículos que tienes delante arranquen.
  • Circulas de manera habitual por el carril izquierdo.
  • No cumples con los mantenimientos que tu vehículo necesita.
  • No llevas bombillas ni neumático de repuesto.
  • Sales de las rotondas desde el carril central e incluso a veces desde el carril interior.
  • No sueles comprobar los niveles de aceite, anticongelante o agua.
  • No conoces el significado de todos los indicadores del cuadro de mandos de tu coche.
  • Aparcas en doble fila.
  • Abusas del uso del claxon para amonestar a otros conductores.
  • No reconoces cuando no estás en condiciones para conducir (por haber ingerido alcohol, tener sueño, tomar medicamentos que lo desaconsejan…).

Si has respondido afirmativamente a más de dos de ellos, lamentamos decirte que no conduces tan bien como te crees. Y decimos dos por no decir uno, ya que muchos de estos hábitos incumplen las normas de seguridad vial y pueden suponerte amonestaciones, multas o incluso la pérdida de puntos de tu carné de conducir.

Comprueba rápidamente lo buen conductor que eres en nuestro test:

Nueva llamada a la acción

Nueva llamada a la acción