¿Te llamamos?
91 594 88 00
Área cliente

27/10/2022 (actualizado: 27/10/2022)

Prendas y sistemas calefactables para la moto

 

Se acerca el invierno y aunque las bajadas de las temperaturas se resisten, uno de los mayores impedimentos para conducir de forma segura una moto es el frío. Aunque para el uso de motocicletas son peores la lluvia o la nieve, el frío intenso en época invernal, que se da especialmente en la mitad norte, es prácticamente a diario y dificulta su conducción y más si no llevamos un equipamiento para motoristas adecuado y confortable.

 

¿Qué son las prendas calefactables para moto?

Son el mejor sustitutivo de la antigua opción de ponerse prendas de abrigo, una encima de la otra para evitar el frío, pero que impedían una buena movilidad corporal.

Luego, son determinadas prendas que, conservando la seguridad integral del conductor, se conectan a una fuente de energía que calienta dicha prenda cuando se acciona el encendido.

 

¿Hay algún riesgo por descarga eléctrica por la conexión a una fuente de energía?

Ninguno, todos los cables están bien escondidos y si hay alguna sobrecarga, la batería se desenchufará automáticamente.

 

¿Cuáles son las principales prendas calefactables para moto?

  1. Los guantes. Son una de las prendas más delicadas puesto que las manos necesitan tener sensibilidad. Se pueden combinar con los puños calefactables. Son más finos que los guantes de invierno tradicionales porque no necesitan tantas capas de protección. Se conectan bien por pilas propias con varias posiciones de calor. La duración del calor varía según la intensidad que queramos: a mayor intensidad, menos duración. También se pueden conectar a la batería de la moto. Es algo más molesto a la hora de conducirla, pero su duración a alta intensidad es ilimitada.

Si las manos no van a una temperatura normal puede que no reaccionen, o reaccionen tarde, a la acción que deseemos hacer. Si queremos frenar y tardamos un par de segundos en hacerlo porque nuestras manos están entumecidas por el frío, las consecuencias pueden ser desastrosas.

  1. Los chalecos. Normalmente tienen un botón que activa hasta tres temperaturas diferentes. La fuente de energía es una batería tipo Power Bank que genera una fuente de calor que se transmite a través de un hilo distribuido por toda la prenda y que crea una sensación térmica muy agradable.
  2. Los pantalones. Pueden ser de dos tipos. Por un lado, un pantalón interior y enchufable y por otro un pantalón térmico completo que resulta menos económico. Como siempre, tenemos que ver el uso que le vamos a dar. Como complemento a los pantalones térmicos están las fajas calefactables para la zona lumbar para ir totalmente seguro de que nuestra temperatura corporal es la más adecuada.

  3. Los calcetines. Son prácticamente igual que los calcetines tradicionales de caña alta a los que les añaden una batería recargable o pilas desechables, triple A. 

Además, tienen unas resistencias distribuidas a lo largo del calcetín que son las que transmiten el calor. Una cuestión importante para decidirse por un modelo u otro es la duración. Como es normal, cuanto más duran y mayor es la intensidad, mayor es su precio. Hay que ver el uso que le vamos a dar: si es para ciudad y poco trayecto pueden valer unos de precio bastante asequibles, pero si es para trayectos largos y por carretera, ya se necesitarán unos específicos para esas situaciones de frío y el precio es más alto.

 

  1. Cascos integrales. Son la mejor opción frente a las bajas temperaturas, pero hay que procurar elegir un casco de moto que sea lo más ligero dentro de las posibilidades:

Los cascos integrales están cerrados por completo, por lo que son los más seguros y conservan bien el calor interior, por lo que también es conveniente que las entradas y salidas de aire se puedan abrir fácilmente. Son recomendables los cascos con materiales ligeros como la fibra de carbono, que aunque son poco económicos son más prácticos y cómodos para conducir en     largos recorridos por carretera.

Ten en cuenta que existe un seguro de moto con cobertura de daños al casco en caso de accidente.

 

Sistemas calefactables en las motos

Hemos hablado de las prendas calefactables pero debemos hablar también de los sistemas calefactables que poseen algunas motos o bien, se los podemos instalar nosotros después de la compra.

  1. Puño calefactable. Para instalar un puño calefactable podemos ir al propio fabricante de la moto o bien comprar uno que no sea original y montarlo.
  2. El asiento térmico es una almohadilla que se instala bajo el asiento y que tiene una resistencia que transmite el calor. El conductor puede activar el encendido y el apagado cuando lo desee. Lo puede instalar uno mismo, pero es algo complicado por lo que nos parece conveniente ir a un taller para evitar cualquier contrariedad.
  3. La manta para cubrir las piernas es un complemento que la mayoría de los escúteres las instalan en invierno y las retiran en verano. Su instalación es bastante sencilla y la protección contra el frío es muy efectiva.

Por lo tanto, en invierno y en moto, debemos protegernos bien ante el frío, porque de lo contrario puede convertirse en un peligro.

 

 

 

Para saber más:

👉​ Prendas calefactables

👉​ Guantes calefactables

👉​ Calcetines calefactables

👉​ Cascos integrales

    Nueva llamada a la acción

    ¡Suscríbete aquí!

    Últimos artículos

    Más leídos

    Nueva llamada a la acción