¿Te llamamos?
91 594 88 00
Área cliente

31/05/2024 (actualizado: 31/05/2024)

Estrategias efectivas para convivir con mascotas si eres alérgico

 

Compartir el hogar con una mascota nos regala un sinfín de momentos alegres. Sin embargo, para algunas personas, esta cercanía con los animales domésticos puede desencadenar alergias que complican esta convivencia.

En España, según la Fundación Affinity, entre un 5 y un 10% de las personas tiene alergia a los perros y gatos.

 

Las causas de la alergia a perros y gatos

Aunque muchos piensan que la alergia la provoca el pelo, no es así. Las alergias son provocadas principalmente por una reacción a diversas proteínas que se encuentran en la piel (las pequeñas escamas que conocemos como caspa), saliva y orina. Estas proteínas actúan como alérgenos y pueden causar reacciones en algunas personas cuando entran en contacto con ellas o las inhalan.

En España, según la ANFAAC, hay más de 30 millones de mascotas, de las cuales casi 7 millones son perros y casi 4 millones, gatos. Como son las mascotas más comunes en el hogar, se convierten en las principales fuentes de alérgenos. Es importante destacar que, según un estudio científico, no existen razas de perros o gatos hipoalergénicas completamente, aunque algunas razas puedan provocar menos síntomas en personas alérgicas.

Otras mascotas como roedores (hámsteres, ratones), aves y conejos también pueden causar alergias, pero al estar menos presentes en los hogares no tienen tanta repercusión, a no ser que vivas en el campo, en una granja, etc. Estos animales suelen dispersar alérgenos a través de su pelo, plumas y la orina, que pueden acumularse en la ropa de cama y en otras superficies parecidas.

 

La exposición al contagio

Las partículas de alérgenos pueden acumularse en alfombras, muebles y otras áreas, especialmente en espacios cerrados, aumentando el riesgo de reacciones alérgicas. La ventilación insuficiente y la limpieza infrecuente pueden acentuar la situación, permitiendo que los alérgenos se concentren en el ambiente domiciliario.

 

Los síntomas más frecuentes de la alergia a las mascotas

Las reacciones alérgicas a las mascotas pueden variar en intensidad y manifestarse de diversas maneras, dependiendo de la sensibilidad individual y el nivel de exposición. Los síntomas más comunes son:

 

Síntomas Respiratorios

  • Estornudos y congestión nasal: una reacción alérgica puede comenzar con estornudos frecuentes y una sensación de congestión o goteo nasal. Es la reacción más típica y la más rápida.
  • Dificultad para respirar: en las personas que ya padecen asma, estas alergias pueden desencadenar sibilancias o dificultad respiratoria.

Síntomas en la Piel

  • Urticaria o eczema: El contacto con un animal puede provocar una erupción en la piel, que se manifiesta como áreas rojas, picazón o urticaria. El eczema también puede agravarse por alergias a mascotas.
  • Dermatitis: La inflamación de la piel puede ser común en áreas expuestas a las proteínas alergénicas, como manos y brazos.

 

Síntomas Oculares

  • Ojos rojos y llorosos: Los alérgenos pueden causar irritación en los ojos, provocando enrojecimiento, picazón y lágrimas excesivas.
  • Infecciones: el rascado constante debido a los picores puede aumentar el riesgo de infecciones secundarias y complicaciones.

 

Síntomas Generales

  • Fatiga: La respuesta inflamatoria del cuerpo a los alérgenos a menudo puede provocar una sensación general de fatiga o malestar.
  • Malestar en la garganta: La irritación de la garganta y la tos son síntomas menos comunes pero posibles debido a la reacción alérgica.

 

La prevención de la alergia a perros y gatos

Vivir con una mascota siendo alérgico puede resultar un gran desafío, pero dependiendo del grado de alergia se pueden minimizar los síntomas y así disfrutar de nuestro perro o gato.

Las recomendaciones más efectivas son las siguientes:

  • Reducir la exposición a las mascotas. Para dormir que estén fuera de la habitación y durante el resto, delimitarle una zona específica de la casa para que pueda estar y que sea fácil de limpiar.
  • La limpieza frecuente es muy importante. Se necesita aspirar regularmente alfombras, muebles y cortinas con aspiradoras que tengan filtros HEPA, que pueden capturar partículas alergénicas más pequeñas.
  • Lavar la mascota regularmente, por ejemplo, bañar a un perro semanalmente puede reducir significativamente la cantidad de alérgenos presentes en su pelaje.
  • Mejorar la calidad del aire. Los purificadores de aire con filtros HEPA también pueden ayudar a reducir los alérgenos en el ambiente.
  • Ventilación adecuada. Asegúrate de que tu hogar esté bien ventilado para diluir la presencia de alérgenos en el aire.
  • El aseo personal. Si interactúas mucho con tu mascota, no dudes en usar mangas largas y pantalones para proteger tu piel.
  • Lávate las manos después de tocar mascotas: esto puede ayudar a reducir la transferencia de alérgenos a ojos y nariz.
  • Tratamientos médicos. Un especialista puede ayudarte a entender si tus alergias pueden manejarse de manera efectiva mientras convives con mascotas.

En casos donde los síntomas son demasiado severos, el médico puede aconsejar limitar el contacto con ciertas mascotas o incluso reconsiderar la tenencia de animales en el hogar. Debemos priorizar nuestra salud y bienestar. Si una mascota nos está causando problemas de salud graves, podría ser necesario replantearnos la convivencia con ellos.

Independientemente de todas estas situaciones que pueden ser complicadas, una mascota nos ofrece una compañía y un cariño incondicional, entre otras muchas cualidades. Por eso, debemos darle los mejores cuidados y protección. Un completo Seguro de Mascotas, es el mejor complemento al cariño por nuestra mascota.

 

 

 

Más información:

La alergia a las mascotas y otros animales

Alergia a las mascotas: diagnosis y tratamiento

Alergia a los animales

Nueva llamada a la acción