¿Te llamamos?
91 594 88 00
Área cliente

24/11/2022 (actualizado: 24/11/2022)

¿Por qué hay lista de espera para comprar un coche?

 

La producción mundial de coches ha descendido notablemente. Si lo comparamos con el año 2019, el descenso es de un 26,7%. En España, en concreto, un 38% menos respecto al 2019. Y no es porque no haya demanda, sino todo lo contrario: esta ha aumentado. Se quieren comprar coches, pero no hay en los concesionarios. O no los hay en la medida que el mercado los requiere. El plazo de entrega en Europa se eleva de los 3 a los 12 meses. En España comprar un coche de combustión tiene una lista de espera de cinco meses y medio, pero si es eléctrico esa espera se eleva a 7 meses.

Esta diferencia entre los coches de combustión y los coches eléctricos viene por la dependencia de la industria mundial del automóvil (especialmente en Europa y América) de los fabricantes y proveedores asiáticos, tanto en la fabricación de los cada vez más necesarios microchips, semiconductores y circuitos integrados como en otros elementos como las baterías para coches eléctricos, microhíbridos e híbridos enchufables.

A todo esto, se le unió la guerra de Ucrania que, como veremos, ha incidido negativamente en la provisión del cableado para los coches, mucho más necesario en los vehículos eléctricos que en los de combustión.

 

¿Qué son los chips para la fabricación de coches?

Los chips son pequeños dispositivos con circuitos electrónicos. A esto también le tenemos que añadir los semiconductores que permiten la conductividad eléctrica. Estos chips y semiconductores son básicos para controlar todos los sensores que tiene un coche y enviar la información al control de mando. Para cumplir estas funciones, cada vehículo necesita un mínimo de 50 chips.

 

¿Por qué ahora escasean tanto los chips para coches?

La pandemia fue nefasta desde el punto de vista sanitario, y también para la industria de la automoción. Las fábricas de semiconductores y chips estaban localizadas, básicamente en Asia, donde las autoridades chinas, coreanas y taiwanesas, para combatir el Covid llevaron a cabo un confinamiento total que paralizó casi todas las fábricas.

 

¿Y qué pasa con los cables para automóviles?

Hasta la guerra de Ucrania no había problemas con el suministro de cables, pero con la invasión de este país todo cambió. Ucrania es uno de los principales proveedores europeos de cables para automóviles. El 7% de los cables que se montan en las fábricas europeas vienen de allí. Y con el conflicto, la producción ha bajado radicalmente. Cada coche necesita “5 kilómetros” de cable para que todos sus componentes estén conectados.

 

¿Cuál es la solución ante la escasez de chips para automóviles?

Se necesita algo de tiempo para restablecer la situación anterior a la pandemia. Casi todos los fabricantes de automóviles quieren reducir esta dependencia con los países asiáticos instalando fábricas de chips y semiconductores en Europa y otros lugares ajenos a tensiones. Pensamos que todo esto llevará su tiempo, porque también está el problema de los materiales que se necesitan para la fabricación de estos chips: el silicio. Si vamos a ver cuál es el mayor productor del mundo de silicio nos encontramos otra vez ante la pescadilla que se muerde la cola: China.

 

¿Hay alternativas a los chips de silicio para la industria del automóvil?

Muchas investigaciones que se están realizando actualmente van ya en la dirección de independizarse del silicio. Para ello, se están experimentando otros materiales como arseniuro de galio, grafeno o nanotubos de carbono.

El tema de los cables depende básicamente de cómo evolucione la guerra, o la paz, entre Rusia y Ucrania, que por motivos obvios todos deseamos que se resuelva pronto y todo vuelva a su cauce.

 

 

 

Más información:

Cómo afecta la crisis de los chips al sector de la automoción

Escasez de chips en el mercado del motor

Nuevos materiales para los chips

La tormenta perfecta en la escasez de chips

La guerra de Ucrania y los cables del automóvil

    Guia seguros de coche

    ¡Suscríbete aquí!

    Nueva llamada a la acción