¿Te llamamos?
91 594 88 00
Área cliente

25/04/2022 (actualizado: 25/04/2022)

Energía barata e ilimitada

 

Al principio de los tiempos, los hombres pensaban que la tierra era hueca, aunque esta idea, por desgracia, todavía se mantiene en las modernas teorías conspiratorias que afirman que existen civilizaciones subterráneas evolucionadas. Ahora, científicamente sabemos cómo es la tierra, desde el núcleo hasta la corteza y, es más, sabemos las altas temperaturas que existen en su interior, más intensas a medida que nos acercamos al centro de la tierra.

Y este calor siempre se ha intentado aprovechar para la climatización: tanto para calefacción como para agua caliente en los hogares, pero las áreas de utilización estaban muy localizadas donde había aguas termales, por lo que su aprovechamiento era muy relativo.

A principios del siglo XX, Islandia, tierra de frío y hielo, pero también de volcanes empezó a aprovechar el calor y el vapor de agua de la lava y magma para generar una energía que, actualmente, proporciona el 33% del consumo eléctrico de sus hogares. En cuanto a la calefacción, el 95% también se produce a partir de las rocas volcánicas.

En la actualidad se está realizando un supertaladro desarrollado por la compañía Quaise, fundada por ingenieros del MIT, que promete llegar hasta los 20 km de profundidad. Funciona usando un girotrón que mezcla diversos procesos tecnológicos muy avanzados y cuyo resultado final es un haz de energía tan potente que es capaz de taladrar cualquier roca que se le presente en su camino, como podemos ver en esta demostración muy completa e interesante de la empresa Quaise hablando de su idea y desarrollo.

 

Si las predicciones de esta compañía se cumplen, proporcionarían al mundo una fuente de energía barata, inagotable y, sobre todo, cien por cien verde.

 

quaise

Es barata porque su origen es natural y solo habría que contar la conducción de ese calor hasta la central térmica; inagotable porque las reservas del magma son ilimitadas (se estima que en 20 millones de años se usaría tan solo una milésima parte de su potencial); y verde, porque no sería necesario la utilización de combustibles fósiles. Estamos hablando de una energía renovable con mayor potencia que ninguna otra.

En la energía solar, por ejemplo, se parte de una temperatura de entre 39 y 90º (después a través de ciertos procesos se llega hasta los 400º) pero aquí hablamos de miles de grados. Se sabe que el proceso para generar energía eléctrica es más económico cuanto mayor es la temperatura y la presión del agua.

No hay que confundirla con la energía geotérmica. Esta aprovecha el calor de la tierra a pocos metros de profundidad (a tres metros bajo tierra, el suelo tiene una temperatura de entre 10º y 15º) y se utiliza, sobre todo, para la calefacción y agua caliente de la casa.

Con la aportación de todas las energías renovables conseguiremos que nuestros hogares sean cada vez más amigables con el medio ambiente y por supuesto confortables y más seguros.

 

 

Fuentes consultadas:

ONU

El Confidencial

Quaise

Instituto cartográfico de Cataluña

    Guia seguros de coche

    ¡Suscríbete aquí!

    Nueva llamada a la acción